Plantas Medicinales: SANGRE DE GRADO

Nombre científico: Croton lechleri, Croton draconoides
También conocida como sangre de Drago.

Esta planta medicinal se distribuye en América tropical y subtropical, desde el sur de México hasta Colombia, Ecuador, Brasil, Perú y Paraguay. Es muy común en tierras bajas y en áreas boscosas. La planta medicinal conocida como Sangre de Grado alcanza los 20 metros de altura. Su tronco es recto de color gris, al cortar su corteza fluye un látex de color rojo oscuro.


Las propiedades medicinales encontradas en la resina o látex son astringentes, cicatrizantes, anti cancerígeno, anti ulceroso, antiséptica, analgésica y antidiarreico. Los curanderos de las tribus amazónicas desde tiempo antiguos utilizan la resina que exuda el árbol con fines medicinales para curar enfermedades como blenorragia, cólicos uterinos, diarreas, dispepsia, retención de orina, quemaduras, heridas, ulceraciones, hemorragia después del parto, disentería y tratamiento de tumores.

La resina del Sangre de Grado también es utilizada en tratamiento de úlceras de garganta, amigdalitis, hemorragias, como antiséptico vaginal, paludismo, anemia, cáncer y diarreas. Cuando el látex o resina entra en contacto con la piel es absorbida fácilmente por la piel y actúa cerrando los vasos sanguíneos debido a esta acción cura las heridas y calma las hemorragias de cualquier tipo o naturaleza.

La resina o látex es un poderoso astringente que se aplica pulverizada y puesta en un vaso de cocimiento de llatén, para curar las hemorragias, heridas y flujos de sangre. Se recomienda la administración interna y externa de la Sangre de grado para casos de diarreas crónicas, para afirmas los dientes y muelas se toma en buches, untada con plumas sobre las marcas que dejan las viruelas u otras enfermedades las hacen desaparecer. La resina tiene una acción efectiva sobre cierto tipo de tumores pero no se ha podido establecer si es efectiva contra todo tipo de tumores.

Advertencia: Evitar su uso indiscriminado porque puede producir lesiones graves en el hígado. No usar en niños menores de 2 años.

Propiedades terapéuticas:

- Afecciones a la garganta: Mezclar en un vaso cinco gotas con agua tibia. Se puede aplicar con toques con un algodón humedecido o en forma de gargarismo.

- Afecciones vaginales: Disolver 20 gotas en 20 ml de agua tibia. Ingerir en ayunas una vez al día por 10 o 20 días. Completar el tratamiento con lavado haciendo una solución con la resina y agua.

- Antiséptico genitales femeninos: Mezclar tres gotas de resina de sangre de grado con un litro de agua. Aplicar en forma de lavados vaginales.

- Depurativo: Diluir tres o cinco gotas en un poco de agua o jugo de fruta. Tomar diariamente un vaso por mes, luego descansar tres meses y reptir si se desea.

- Heridas Leves: Impregnar un trozo de algodón estéril con la resina. Limpiar la herida aplicar directamente la resina. No aplicar cuando la herida supura.

- Tuberculosis: Mezclar dos gotas de la resina con leche en un vaso. Tomar una vez al día.

- Tumores: Mezclar con agua tibia o con algún alimento sólido. Se usa igualmente que para el caso de las ulceras gástricas, previa depuración sanguínea con otras plantas, luego se descansa durante 15 días. Se comienza nuevamente el tratamiento con uña de gato durante un mes y sangre de drago el siguiente mes.

- Úlceras gástricas: Disolver una cucharadita (5ml) de resina en un vaso de agua tibia. Tomar el primer día una gota, el segundo día 2 gotas, el tercer día 3 gotas y así sucesivamente hasta llegar al día 20 en el que se tomarán 20 gotas, continuar tomando 20 gotas todos los días durante 15 días seguidos, luego disminuir poco a poco a razón de una gota por día hasta llegar a una gota diaria; dejar de tomar por 15 días y si la úlcera no estuviera totalmente curada volver a empezar de la misma manera.

- Úlceras gastrointestinales: Cocer un plátano verde cortado en rodajas en un litro de agua por 15 minutos, enfriar y agregar cinco gotas de resina. Una copa tres veces al día.

- Úlceras varicosas: Uso directo. Aplicar sobre la herida usando un algodón limpio y estéril; vendar suavemente hasta el día siguiente y repetir la curación.