Plantas Medicinales: ANÍS

Nombre científico: Pimpinella anisum
Otros nombre: Anís verde, Matalahúva, Matafaluga, Matalahuga

El Anís procede de Egipto, Grecia y Oriente Medio y se cultiva en climas cálidos. El Anís es una planta herbácea anual, de tallo rollizo y ramificado en lo alto, llegando a alcanzar 50 cm de altura. La forma de las hojas va variando según la altura del tallo en la que crecen. Las flores del anís son pequeñas y blancas. Se recolecta cuando sus semillas o granos han llegado a la madurez. El anís es una planta medicinal con propiedades tónicas, estimulantes, aperitivas y carminativas.

La infusión de las semillas de anís tiene como propiedad mejorar la digestión con una acción favorable en digestiones difíciles y purifica el aparato intestinal. También el anís facilita la expulsión de los gases estomacales e intestinales, calma los cólicos y el dolor de estómago, abre el apetito, estimula las secreciones del estómago y del intestino.

El anís favorece al sistema nervioso y al sistema respiratorio. El anís calma los espasmos y las contracciones dolorosas de los músculos. El anís es una planta medicinal utilizada en casos de asma y bronquitis. La infusión de las semillas de anís produce un efecto terapéutico en las afecciones bronquiales estimulando la secreción de los bronquios.

El anís estimula la secreción de las glándulas mamarias, incrementando el flujo de leche materna en las madres que están dando de lactar. Esta acción específica se desarrolla cuando existe escasez de la leche en las madres lactantes. En las mujeres embarazadas estimula el parto.

El aceite de anís tiene propiedades antisépticas y es un buen repelente de insectos. Para casos de escorbuto se recomienda tomar 2 gotas de aceite de anís cada 2 horas en una cucharadita de agua. En casos de dolores de vientre y cólico se recomienda hacer fricciones en el vientre con aceite de Anís; lo mismo se hace con los dolores de cabeza.

La infusión de anís aplicada externamente en forma de lociones, fricciones y baños, fortifica los nervios, rejuvenece el espíritu y facilita el trabajo intelectual.El polvo obtenido al triturar las semillas de anís combate el insomnio.

Modo de empleo:
Infusión: Se prepara a razón de media cucharadita de semillas de anís por taza. Tomar 2 a 4 tazas al día.

Cocimiento: Se prepara a razón de 8 gramos de semillas de anís en un litro de agua. Tomar 2 a 4 tazas al día.

Advertencia:
- No debe excederse esta dosis.
- No administrar esencia de anís a los niños y reducir su administración en los adultos.